Operaciones

Operaciones de Fútbol Americano

Protegemos la integridad del mejor deporte del mundo.

Operaciones de la NFL: honrar el deporte

Es nuestra responsabilidad fortalecer el deporte.

Gobierno de la liga

Asegurar un deporte consistente e imparcial que se decida en el campo por los jugadores.

Aplicación de las reglas de la NFL

Nos aseguramos de que los jugadores se comporten de manera tal que honre al deporte y respete el partido.

Multas y apelaciones

Programa de infracciones y multas de la NFL y proceso de apelación.

Impacto socioeconómico

Honrar el compromiso de la liga de ayudar a las comunidades en las que se practica el deporte.

El Equipo de Operaciones de la NFL

Conozca a las personas detrás de Operaciones de la NFL.

El partido

El partido

Aprenda sobre las personas, los trabajos y la tecnología que le brindan el mejor partido a los fanáticos de la NFL en todo Estados Unidos y el mundo.

El día del partido: detrás de escena

Cuenta regresiva hasta la patada inicial: cómo suceden los partidos de la NFL.

Tecnología

En la NFL se equilibra la tecnología con la tradición.

El impacto de la televisión

Cómo la televisión cambió el deporte.

Historia de la repetición instantánea

Tras una revisión en mayor detalle...

Los jugadores

Los jugadores

Infórmese sobre cómo los jugadores de la NFL han ido cambiando con el pasar del tiempo, cómo se desarrollan y eligen y cómo la liga sigue trabajando con ellos al finalizar sus días como jugadores activos.

Evolución del jugador de la NFL

Crear un jugador de la NFL: de “hombre común” a “superman”.

Canal de desarrollo

Respaldar a la próxima generación de jugadores y fanáticos.

Iniciarse en el deporte

Preparar a los jugadores de todas las edades para el éxito en el nivel más alto del fútbol americano.  

El Draft de la NFL

Presentación de la nueva oleada de superestrellas de la NFL.

NFL Player Engagement

Una mirada a los programas que la NFL y sus socios brindan para ayudar a todos los jugadores antes, durante y después de su carrera de fútbol americano.

Los árbitros

Los árbitros

Descubra la evolución del arbitraje profesional, el proceso de evaluación semanal y cómo la NFL identifica y desarrolla la próxima generación de árbitros.

Dentro de la GameDay Central de la NFL

La información más reciente de la central de comando de arbitraje de la NFL.

Estos Árbitros Son Muy Buenos

Cada semana, los árbitros salen al campo listos para poner en práctica meses de preparación, entrenamiento y arduo trabajo, saben que todo el mundo –incluido el Departamento de Arbitraje– estará mirando.

Desarrollo del Arbitraje

Arbitrar un partido de la NFL toma años de entrenamiento y experiencia.

Las reglas

Las reglas

Operaciones de Fútbol Americano de la NFL protege la integridad del deporte al garantizar que las reglas y el arbitraje sean consistentes y justos para todos los competidores.

Reglamento de la NFL de 2017

Explore the official rules of the game.

Video sobre el reglamento de la NFL

El vicepresidente sénior de Arbitraje de la NFL, Dean Blandino, explica las reglas de la NFL mediante videos con ejemplos.

Reglas sobre tiempo suplementario de la NFL

Inteligencia de señales

Las señales de mano familiares de la NFL ayudan a los fanáticos a comprender mejor el deporte.

Cambios a las reglas y puntos destacados de 2016

Evolución del jugador de la NFL

Crear un jugador de la NFL: de “hombre común” a “superman”.

Los primeros jugadores de la NFL eran hombres comunes.
Las reglas del jugo prohibían la mayoría de los reemplazos, por lo tanto, jugaban posiciones ofensivas y defensivas en todas las oportunidades. Con salarios miserables y un deporte que luchaba para ganar popularidad, los jugadores tenían otros trabajos, y la liga se esforzaba para atraer talentos. Físicamente, los jugadores eran más grandes, más pesados y más fuertes que el hombre promedio, pero no por mucho.

Sus vidas no giraban en torno al deporte. Era común que los jugadores tuvieran otros empleos en competencias durante el fin de semana, lo que no permitía tiempo de práctica con sus equipos. Su paga los hacía “profesionales” por definición, pero con una informalidad en el término que no aplicaría hoy en día.

El deporte y los jugadores cambiaron con el transcurso del tiempo a medida que las reglas se modificaron y que la liga se hizo más competitiva, popular y próspera.

En la actualidad, los jugadores de élite de fútbol americano llegan a la NFL y tienen un muy buen salario: en 2014, los jugadores de la NFL ganaban, en promedio, alrededor de USD 2,1 millones por año. La competencia para llenar vacantes en las listas es feroz, y menos del 1 por ciento de todos los jugadores de fútbol americano universitarios obtiene una vacante en la lista del nivel más alto del deporte.

La mayoría de los jugadores son más grandes y más fuertes, especialmente los linieros ofensivos y defensivos, cuyo tamaño y peso superan los de un hombre promedio. Y los jugadores están más especializados por posición, con atributos físicos y rutinas de entrenamiento personalizados únicos para sus funciones.

El miembro del Salón de la Fama Wilbur “Pete” Henry, alias “Gordo”, fue uno de los linieros más grandes y dominantes de la NFL en la década de 1920 con 5 pies y 11 pulgadas de altura y 245 libras, pero sería muy pequeño en comparación con los jugadores de hoy en día, como el guardia de New Orleans Jahri Evans con 6 pies y 4 pulgadas y 318 libras. (Salón de la Fama de Fútbol Americano Profesional) (Fotografía AP/Paul Jasienski)

El miembro del Salón de la Fama Wilbur “Pete” Henry, alias “Gordo”, fue uno de los linieros más grandes y dominantes de la NFL en la década de 1920 con 5 pies y 11 pulgadas de altura y 245 libras, pero sería muy pequeño en comparación con los jugadores de hoy en día, como el guardia de New Orleans Jahri Evans con 6 pies y 4 pulgadas y 318 libras. (Salón de la Fama de Fútbol Americano Profesional) (Fotografía AP/Paul Jasienski)

Mientras los jugadores progresan de la escuela secundaria al fútbol americano profesional, reciben cada vez más apoyo, entrenamiento y asesoramiento de preparadores físicos, nutricionistas y personal médico que los prepara para un óptimo rendimiento el día del partido y los ayuda a recuperarse de lesiones. El entrenamiento y la preparación, en general, continúan fuera de temporada.

Los jugadores de la NFL son profesionales en todo el sentido de la palabra, son estudiantes bien pagos y bien entrenados del deporte cuyas vidas giran alrededor del fútbol americano. La liga, a su vez, les brinda recursos para ayudarlos a convertirse en lo mejor que pueden ser. Pero todo tuvo que empezar en algún lugar, en este caso, con un nombre llamado William “Pudge” Heffelfinger.

EL NACIMIENTO DEL JUGADOR PROFESIONAL

El 12 de noviembre de 1892, Heffelfinger recibió USD 500 en efectivo por jugar en un partido de fútbol americano. Es posible que haya habido otros antes que él, pero un documento descubierto por el Salón de la Fama del Fútbol Americano Profesional casi 80 años después brindó la primera evidencia irrefutable de una persona a la que se le paga por jugar. Heffelfinger, después de morir, obtuvo la condición de primer jugador de fútbol americano profesional del país.

Con 6 pies y 3 pulgadas de alto y 200 libras, William “Pudge” Heffelfinger “fue especialmente grande para la época y sobresalía sobre sus oponentes”, según el Salón de la Fama de Fútbol Americano Profesional. (Salón de la Fama del Fútbol Americano Profesional)

Con 6 pies y 3 pulgadas de alto y 200 libras, William “Pudge” Heffelfinger “fue especialmente grande para la época y sobresalía sobre sus oponentes”, según el Salón de la Fama de Fútbol Americano Profesional. (Salón de la Fama del Fútbol Americano Profesional)

En ese momento, se suponía que todos los jugadores de fútbol americano eran amateurs, muchos jugaban para equipos creados por los clubes atléticos que surgieron por todo el país después de la Guerra Civil. A medida que la competencia entre los clubes se hizo más intensa, muchos trataron de eludir la restricción y buscaban trabajos para sus estrellas, premiaban a los jugadores con trofeos o relojes costosos que podrían empeñar, o duplicaban su dinero de gastos. Pero ninguno pagaba en efectivo, al menos no abiertamente.

Un enfrentamiento del 12 de noviembre de 1892 entre rivales del área de Pittsburgh, la Allegheny Athletic Association y el Pittsburgh Athletic Club, cambió todo. A medida que se acercaba el partido, ambos equipos estaban decididos a reforzar sus plantillas. Heffelfinger, un empleado de oficina de ferrocarril de bajo salario en Omaha, Nebraska, fue uno de sus objetivos.

Los clubes tenían una buena razón para apostar a sus servicios. Heffelfinger había sido jugador del equipo de fútbol americano All-American de Yale entre 1888 y 1891 y era considerado uno de los mejores linieros del deporte. Según el Salón de la Fama de Fútbol Americano Profesional, su tamaño le permitía causar estragos en las líneas opuestas, donde se decía que, normalmente, podía enfrentar dos o tres jugadores a la vez”. Ayudó a que Yale ganara dos temporadas invictas y dos temporadas con una pérdida (incluso una campaña invicta increíble en la que les ganó a sus oponentes por 698-0).

Sin embargo, la condición de graduado universitario de Heffelfinger era típica para los miserables días de fútbol americano. Fue a trabajar al ferrocarril, pero continuó jugando para equipos independientes. Semanas antes del enfrentamiento entre Allegheny y Pittsburgh, se tomó una licencia temporaria de su empleo para participar de un tour de seis partidos en el este con la Chicago Athletic Association, que usó el método de dinero para gastos para atraer a los jugadores.

El Pittsburgh Athletic Club buscó talentos para uno de esos partidos y, de acuerdo con una nota del Pittsburgh Press de ese momento, ofreció a Heffelfinger USD 250 para jugar para ellos el 12 de noviembre. Allegheny le ofreció USD 500. La estrella jugó para Allegheny y se ganó su dinero forzando un balón suelto, levantándolo y corriendo para lograr una anotación, el único tanto del partido.

Allegheny no admitió haberle pagado a Heffelfinger en ese momento, pero el Salón de la Fama descubrió un documento de gastos del club que demuestra la transacción de USD 500. Este documento se denomina el certificado de nacimiento del fútbol americano profesional”.

Allegheny desembolsó USD 250 para otro jugador para el partido del 19 de noviembre, y para la temporada de 1893, firmó contrato con tres jugadores a los que les prometía USD 50 por partido. El modelo pagar para jugar había llegado.

UNA FAMOSA FAMILIA DE FÚTBOL AMERICANO Y EL INICIO DE UNA LIGA

Sin embargo, los pagos no eran lo suficientemente alto como para resultar en un cambio dramático. A principios de 1900, sin el canal de desarrollo que existe hoy en día, los jugadores de fútbol americano aún venían de casi cualquier lugar. Para muchos, su fortaleza surgió de un arduo trabajo, no de entrenamiento específico de fútbol americano o de partidos en la universidad.

Los seis hermanos Nesser, conocidos por sus poderosas jugadas, pesaban 210 libras en promedio, en una época en que el liniero profesional promedio pesaba 180 libras. (Fotografía de AP/Fotografías de la NFL)

Los seis hermanos Nesser, conocidos por sus poderosas jugadas, pesaban 210 libras en promedio, en una época en que el liniero profesional promedio pesaba 180 libras. (Fotografía de AP/Fotografías de la NFL)

Uno de los equipos más fuertes y más populares de esa época surgió de los terrenos baldíos y los espacios en las vías del tren de Columbus, Ohio, donde seis hermanos de gran tamaño ejercitaban sus músculos con trabajo pesado y jugaban al fútbol americano durante los períodos de descanso.

Jim Thorpe, que medía 6 pies y 1 pulgada y pesaba alrededor de 200 libras, combinaba velocidad con un increíble poder como corredor. (Salón de la Fama del Fútbol Americano Profesional)

Jim Thorpe, que medía pies y pulgada y pesaba alrededor de 200 libras, combinaba velocidad con un increíble poder como corredor. (Salón de la Fama del Fútbol Americano Profesional)

Joe Carr formó los Columbus Panhandles en 1907, con los hermanos Nesser como núcleo. Conocidos por su juego agresivo, el equipo se convertiría en una atracción importante como la familia de fútbol americano más famosa del país”, dice el Salón de la Fama.

Jim Thorpe, ganador de la medalla de oro del decatlón y pentatlón de 1912, se convirtió en una atracción aún más grande para el joven deporte que los Nesser.

Thorpe firmó contrato con los Canton Bulldogs en 1915 por la importante suma, para entonces, de USD 250 por partido, y ya había probado su habilidad en el fútbol americano ganando los honores del primer equipo All-American en 1909 y 1910 mientras jugaba al fútbol americano universitario para la Carlisle Indian Industrial School de Pennsylvania. También jugaba al béisbol profesional. Con un atleta de tan alto perfil y élite, el prestigio del deporte aumentó.

En 1920, tanto los Panhandles como los Bulldogs se convirtieron en miembros fundadores de la Asociación de Fútbol Americano Profesional de 14 equipos, que cambió su nombre a Liga Nacional de Fútbol Americano en 1922.

La liga nombró a Thorpe como su primer presidente. Carr fue su segundo presidente, en 1921, y mantuvo la posición durante 18 años; como una de sus primeras acciones, estableció un contrato estándar para los jugadores y usó de modelo el que se usaba en béisbol.

UNA NUEVA ERA PARA LOS JUGADORES

La formación de la liga sería considerada un momento decisivo para el fútbol americano profesional, por supuesto, pero también para los jugadores. Con el correr del tiempo, la liga brindaría una estructura para el reclutamiento y desarrollo de jugadores y para las reglas y condiciones que determinarían cómo y quién juega el deporte.

Para 1920, el fútbol americano había comenzado a demostrar su superioridad como fuente de jugadores profesionales, completando un giro que había comenzado con Thorpe en 1915.

Los días en los que un equipo de jugadores duros en terrenos baldíos podía competir de igual forma con profesionales entrenados en universidades habían terminado”, escribieron Bob Braunwart y Bob Carrolly, miembros de la Asociación de Investigadores de Fútbol Americano Profesional (PFRA, por sus siglas en inglés) en 1979. Muchos jugadores de terrenos baldíos aún tenían funciones importantes con buenos equipos profesionales, pero los hombres clave habían obtenido cartas de excelencia deportiva en las universidades”.

Sin embargo, los graduados universitarios no se dirigían en banda a la nueva liga, y muchos consideraban que significaba descender un escalón con respecto al fútbol americano universitario.

Harold “Red” Grange, una superestrella de la Universidad de Illinois, elevó el prestigio y la popularidad de la NFL y negoció un recorte saludable de las ganancias cuando firmó contrato por un tour arrollador muy popular con los Chicago Bears en 1925. (Fotografía de AP)

Harold “Red” Grange, una superestrella de la Universidad de Illinois, elevó el prestigio y la popularidad de la NFL y negoció un recorte saludable de las ganancias cuando firmó contrato por un tour arrollador muy popular con los Chicago Bears en 1925. (Fotografía de AP)

Cuando en 1925 la NFL contrató a Harold RedGrange, estrella de la Universidad de Illinois, famoso por sus largas corridas de anotaciones, marcó un punto de inflexión con respecto a ese pensamiento. Grange sabía que la liga lo quería como una puerta de atracción, por eso, mantuvo a un agente, el dueño de un teatro C. CPyle, y negoció un trato con los Chicago Bears a fines de la temporada en 1925 por un 50 por ciento de los recibos de un tour arrollador de 10 partidos y 18 días.

Agotado y lesionado, Grange apenas pudo completar el tour, pero se informó que él y Pyle ganaron USD 150 000 y que el equipo volvió a salir de gira desde fines de diciembre hasta enero en Florida y California. Una grave lesión en la rodilla en 1927 redujo el impacto de Grange como jugador, especialmente en la ofensiva, pero su importancia de prestigio y popularidad del deporte profesional se mantuvo.

En 1926, los Duluth Eskimos de la NFL contrataron a Ernie Nevers, un jugador de All-American de la Universidad de Stanford y héroe de Rose Bowl en 1925. En 1927, los Cleveland Bulldogs de la liga contrataron a Benny Friedman, una estrella de la Universidad de Michigan considerada el pasador más importante de sus días. Ambos se convertirían en estrellas de la liga, con grandes facturaciones para los equipos para los que jugaban.

Pero las contrataciones como las de Grange, Nevers y Friedman llamaban la atención porque eran una rareza relativa. La NFL no estaba atrayendo ni reteniendo el mejor talento del país. En los inicios, la liga era regional e inestable, con una mezcla constante de equipos y pagas bajas.

Incluso en 1930, algunos deportistas destacados preferían jugar con equipos independientes en los pueblos donde trabajaban en lugar de mudarse para unirse a la NFL. Y muchos jugadores universitarios renunciaron por completo al deporte profesional y usaron su educación para llegar a profesiones mejor pagas.

En 1936, el primer Draft de la NFL comenzó a formalizar el camino de la universidad al deporte profesional. En un cómputo, solo 24 de los 81 jugadores elegidos firmaron contratos con la NFL, un reflejo de la condición inferior de la liga y de los bajos niveles de paga.

La elección número uno en ese Draft, Jay Berwanger, no aceptó ganar entre USD 125 y USD 150 por partido, y ni siquiera recibió respuesta a su pedido de USD 25 000 por dos años. Finalmente, aceptó un trabajo como vendedor de gomaespuma.

La estrella de la Universidad de Chicago Jay Berwanger ganó el primer Heisman Trophy y fue la primera elección general del Draft de 1936, pero prefirió aceptar un empleo como vendedor de gomaespuma que jugar en la NFL; luego comenzaría un negocio de fabricación exitoso. (Salón de la Fama del Fútbol Americano Profesional)

La estrella de la Universidad de Chicago Jay Berwanger ganó el primer Heisman Trophy y fue la primera elección general del Draft de 1936, pero prefirió aceptar un empleo como vendedor de gomaespuma que jugar en la NFL; luego comenzaría un negocio de fabricación exitoso. (Salón de la Fama del Fútbol Americano Profesional)

El éxito del primer Draft fue parcial, pero estableció un método para atraer a los jugadores universitarios al deporte y para distribuir el talento de manera justa entre los equipos. Esto sería invaluable a medida que la liga creciera.

La NFL creció considerablemente durante las décadas de l930 y 1940. Se diferenció aún más del deporte universitario cuando adoptó su propio grupo de reglas muchas de las cuales impulsaron la ofensiva y mejoró la calidad de juego en el campo.

A medida que la liga mejoraba, también lo hacía el nivel de talento. El camino de la NFL estaba más claro a medida que los clubes profesionales desaparecían. Otras ligas desafiarían a la NFL, la Liga de Fútbol Americano (AFL), que surgió en la década de los 60, fue sin duda la más exitosa e influyente. Pero la AFL se fusionó con la NFL, igual que la Conferencia de Fútbol Americano de Estados Unidos (All-America Football Conference, AAFC) en 1950; las demás desaparecieron. La NFL se convirtió en el mejor lugar para jugar.

INTEGRACIÓN Y ESPECIALIZACIÓN

Los años durante los que se desarrolló la Segunda Guerra Mundial y los que le siguieron trajeron dos grandes avances en relación con los jugadores: se expandió la lista de talentos y se cambió el tipo de talento que los equipos buscaban.

Los jugadores afroamericanos regresaron a la NFL. Si bien muchos habían jugado en los inicios de la liga, la liga había prohibido de manera efectiva a los afroamericanos de 1933 a 1945.

Eso, finalmente, terminó en 1946, un año antes de que Jackie Robinson rompiera la barrera de color del béisbol profesional, cuando Los Angeles Rams contrataron a Kenny Washington y Woody Strode.

En ese mismo año, Paul Brown, entrenador y dueño de una parte de su franquicia de Cleveland en la emergente AAFC, contrató a dos jugadores negros sobresalientes, Bill Willis y Marion Motley.

Luego de la fusión de 1950 con la NFL, la AAFC realmente integraría más rápido que la NFL.

El otro gran cambio implicó una norma.

Desde la década de 1920 hasta principios de la década de 1940, la mayoría de los jugadores eran similares en tamaño porque los reemplazos estaban mayormente prohibidos. Los jugadores eran muy intercambiables y jugaban todas las jugadas, a menudo, jugaban múltiples posiciones, en ofensiva y defensiva. Incluso los pateadores jugaban todas las oportunidades en otras posiciones.

Kenny Washington de Los Angeles Rams el 3 de septiembre de 1946. (Fotografía de AP)

Kenny Washington de Los Angeles Rams el 3 de septiembre de 1946. (Fotografía de AP)

Cuando los jóvenes estadounidenses fueron a la Segunda Guerra Mundial, la NFL se enfrentó a falta de jugadores y problemas financieros. Pero la respuesta de la liga cambiaría para siempre el deporte y la composición de los hombres que lo juegan.

La falta de buenos jugadores forzó a la NFL a cambiar sus reglas para permitir reemplazos libres. La liga trató de reimplementar sus restricciones después de la guerra, pero los reemplazos fueron tan populares que, en 1949, cancelaron las restricciones de manera permanente.

Los jugadores ya no tenían que saber jugar en la ofensiva y defensiva, e incluso podían salir al campo por una cantidad de jugadas por partido. Eso significaba que, por ejemplo, los entrenadores podían usar receptores pequeños y veloces para potenciar sus ofensivas, ya que esos jugadores no necesitarían el tamaño requerido para jugar en la defensiva.

Gol de campo erróneo de Garo Yepremian

Los despejadores y pateadores ya no tenían que bloquear, derribar, correr, atrapar o pasar. Un club podía mantener a un jugador principalmente para devolver despejes y patadas iniciales.

Con el correr de los años, el tamaño de la lista de los equipos creció en apoyo a la tendencia. Los equipos fueron de 16 jugadores en lista activadisponibles para jugar en cada partido en 1925 a 30 en 1938 y 40 en 1964. Desde la temporada de 2011, cada equipo puede identificar 46 jugadores activos y siete inactivos antes de cada partido. Más vacantes en las listas significaba que los entrenadores podían darse el lujo de reservar vacantes para especialistas.

La especialización fue gradual a medida que los entrenadores adoptaron nuevas estrategias para aprovechar a los jugadores con atributos y habilidades físicas únicas, todo para tratar de obtener una ventaja con respecto a sus oponentes.

Cada vez más, los pateadores se volvieron unidimensionales. Por ejemplo, Garo Yepremian, de los Miami Dolphins, con pies y pulgadas de altura y un peso de 175 libras, cuando trató de recuperar un intento de gol de campo erróneo en la victoria de su equipo en el Super Bowl VI 14 a 7 contra los Washington Redskins. Esa jugada no fue la mejor del momento, pero su destreza para patear lo convirtió en meritorio de una vacante en la lista, Yepremian fue parte del equipo All-Decade de la NFL durante la década de los setenta. Como en cualquier especialización, los pateadores debían destacarse en el trabajo por el que se los contrataba.

EL FÚTBOL AMERICANO COMO CARRERA

El guardia de los Cleveland Browns Chuck Noll (futuro miembro del Salón de la Fama por sus triunfos como entrenador con Pittsburgh) era vendedor de Trojan Freight Lines fuera de temporada. (Fotografía de AP/Fotografías de la NFL)

El guardia de los Cleveland Browns Chuck Noll (futuro miembro del Salón de la Fama por sus triunfos como entrenador con Pittsburgh) era vendedor de Trojan Freight Lines fuera de temporada. (Fotografía de AP/Fotografías de la NFL)

A finales de la década de los cincuenta, se produjo una explosión en la popularidad del fútbol americano, especialmente después del Partido de Campeonato de 1958 entre los Baltimore Colts y los New York Giants, que aún hoy algunos consideran el mejor partido que se jugó en la historia”. Sin embargo, la paga para los jugadores avanzaba despacio.

Una nota del Cleveland Plain Dealer contó la historia de cómo los jugadores de los Browns debían tener otros empleos a principios de la década de los 60 durante los 6 meses fuera de temporada para complementar sus ingresos.

En 1961, el futuro ala defensivo del Salón de la Fama Willie Davis enseñaba dibujo mecánico a estudiantes. El apoyador Jim Houston, una primera elección en el Draft de 1960, abrió una compañía de seguro y planificación financiera. El guardia Chuck Noll (futuro miembro del Salón de la Fama por sus triunfos de entrenamiento con Pittsburgh) era vendedor de Trojan Freight Lines fuera de temporada.

La preparación física fuera de temporada no era común porque los jugadores debían trabajar y seguir sus intereses.

Para principios de la década de 1970, el fútbol americano había superado al béisbol como el deporte favorito del país. Los contratos de televisión, los estadios repletos, los productos comerciales y las negociaciones de patrocinadores aseguraron un flujo de efectivo abundante y constante.

En los 70, 80 y 90, el crecimiento de la Asociación de Jugadores de la NFL, que se formó por primera vez en 1956 con los jugadores de Cleveland como núcleo, brindó a los jugadores más poder de opinión con respecto a cómo se desarrollaba su profesión y contribuyó a una gran suba de los salarios. Por lo tanto, también creció la rentabilidad y popularidad creciente del deporte.

Los jugadores de la NFL de hoy en día pasan los meses fuera de temporada en programas de preparación física, ejercicios y nutrición con el fin de prepararse para la próxima temporada. Los clubes trabajan con los jugadores para ofrecer técnicas sofisticadas de entrenamiento, equipos y conocimiento médico todo el año.

Las futuras estrellas de la NFL ahora se inician con fútbol americano juvenil y juegan durante la escuela secundaria y la universidad, con sistemas de apoyo para desarrollar jugadores en todos los niveles. Los mejores atletas pueden llegar a la NFL, y la mayoría de los jugadores, en general, están más en forma y más preparados para el juego profesional que nunca.

TAMAÑO Y ESPECIALIZACIÓN

Los jugadores han progresado en muchas formas en las últimos tres décadas: profesionalismo, ganancias, especializaciones, tamaño y fortaleza.

Los mariscales de campo de escuelas secundarias aprenden a leer la defensa, y la defensa utiliza recursos de línea y paquetes de ataque. La especialización comienza temprano. Muchos programas de las universidades principales han adoptado esquemas de ofensivas de estilo profesional para generar jugadores más preparados con el fin de ajustarse al juego de la NFL.

Una mayor especialización en la NFL y la evolución de estrategias de entrenamiento ofensivo y defensivo han llevado a nuevos tipos corporales óptimos para cada posición, con programas personalizados de preparación física y nutricional a la par.

Los Jugadores de la NFL en la mayoría de las posiciones son más grandes y más fuertes que sus antecesores, pero los tamaños y estilos corporales han cambiado, a veces drásticamente, según las demandas de sus funciones. Como el periodista de datos Noah Veltman advirtió después de revisar los números de la altura y peso de los jugadores de la NFL con el correr del tiempo: hoy en día, si mides pies y pulgadas y pesas 280 libras, eres demasiado grande para la mayoría de las posiciones de habilidad, y demasiado pequeño para la línea de juego”.

Un análisis reciente del peso del jugador promedio por posición, que usó los datos de NFL.com para cada jugador en las listas de 2013, indicó un rango de 193 libras para los esquineros a 315 libras para los guardias ofensivos. La diferencia en las alturas promedio, si bien no tan considerables, oscilaban de pies y 11 pulgadas para los corredores y esquineros a pies y pulgadas para los derribadores ofensivos.

La diferencia es más evidente en las líneas ofensivas y defensivas que en ningún otro lado.

A principios de la década 1980, el entrenador de línea de Washington, Joe Bugel, le dijo a Joe Jacoby, un derribador ofensivo de pies y pulgadas de alto y 275 libras de peso de la Universidad de Louisville, que tenía una oportunidad de llegar a la NFL, pero solo si aumentaba de peso.

El derribador ofensivo de los Washington Redskins Joe Jacoby era un gigante entre los hombres, pero, en realidad, tuvo que aumentar su masa muscular para llegar a la NFL. (Fotografía AP/Al Messerschmidt)

El derribador ofensivo de los Washington Redskins Joe Jacoby era un gigante entre los hombres, pero, en realidad, tuvo que aumentar su masa muscular para llegar a la NFL. (Fotografía AP/Al Messerschmidt)

Con entrenamiento, Jacoby aumentó su levantamiento de pesas en banco de 300 a 400 libras, aumentó 30 libras y mejoró su rapidez en la pista de 40 yardas a cinco segundos. Entró al equipo como agente libre sin ser elegido en 1981, y formó parte de una de las líneas ofensivas más dominantes y famosas en la historia de la NFL los “Hogs” que llevó al equipo a tres títulos del Super Bowl.

Pero, en términos de tamaño, los Hogs no se verían tan imponentes hoy en día. Incluso Jacoby tan imponente que un escritor se refirió a él como “Andre el Gigante usa ropa de segunda mano” no sobresaldría. Para 2013, de acuerdo con un análisis, el peso promedio de los guardias y derribadores de la NFL había alcanzado las 310 libras. Eso es más de una vez y media lo que pesaba Jacoby.

Uno de los Hogs más pequeños, el miembro del Salón de la Fama Russ Grimm, medía pies y pulgadas y pesaba 273 libras. En la actualidad, sería uno de los guardias más pequeños de la liga.

Para los alas defensivas, la necesidad de velocidad y agilidad para correr al mariscal de campo pueden mitigar algo del aumento de tamaño. Los alas tenían un promedio de 283 libras y medían pies y pulgadas, según indicó el análisis de las listas de la NFL.

Pero los derribadores defensivos, responsables de suprimir el juego de carrera de un oponente, medían pies y pulgadas y pesaban 310 libras en promedio. Comparemos con las leyendas de la NFL como Mean Joe Green, el derribador de pies y pulgadas y 275 libras de los Pittsburgh Steelers de 1969 a 1981, o el miembro del Salón de la Fama de los Dallas Cowboys, Randy White, quién jugó en la posición para los Dallas Cowboys de 1975 a 1988 con pies y pulgadas de alto y 257 libras.

La impresión de que los jugadores en todas las posiciones son mucho más grandes y más fuertes que los de las generaciones anteriores no siempre es cierta. A veces, el tipo de cuerpo ideal para el juego de hoy es, en realidad, más pequeño. Consideremos al corredor.

Bronko Nagurski, el portador del balón que se convirtió en el símbolo de la NFL del fútbol americano poderoso durante la década de 1930, medía pies y pulgadas y pesaba 226 libras. Su fortaleza y tamaño lo ayudaron a pasar por futuros derribadores.

Los corredores de hoy en día miden un poco menos de pies y pesan 215 libras en promedio. En tales condiciones, Nagurski no podría ser superado. Pero los corredores de hoy utilizan su tamaño para esconderse detrás de linieros enormes que se encuentran bloqueando delante de ellos, y pasan horas ilimitadas entrenando para desarrollar la aceleración y fortaleza corporal más baja para pasar rápidamente por huecos y pelear por yardas extras.

Con 6 pies y 2 pulgadas de altura y 226 libras de peso, el corredor del Salón de la Fama de 1930 Bronko Nagurski era más grande y más pesado que muchas de las estrellas de hoy en día, como Marshawn Lynch (5-11, 215) de Seatle, pero posiblemente no compartía algunas de sus habilidades, fortalezas y capacidades especializadas. (Salón de la Fama de Fútbol Americano Profesional) (Fotografía AP/Tom Hauck)

Con pies y pulgadas de altura y 226 libras de peso, el corredor del Salón de la Fama de 1930 Bronko Nagurski era más grande y más pesado que muchas de las estrellas de hoy en día, como Marshawn Lynch (5-11, 215) de Seatle, pero posiblemente no compartía algunas de sus habilidades, fortalezas y capacidades especializadas. (Salón de la Fama de Fútbol Americano Profesional) (Fotografía AP/Tom Hauck)

Los mariscales de campo tampoco son necesariamente más altos. Las estrellas de diferentes generaciones del deporte: Sammy Baugh (pies y pulgadas), Bart Starr (pies y pulgada) y Joe Montana (pies y pulgadas), no hubiesen tenido que alzar la mirada para ver a las estrellas de hoy en día.

Pero la mayoría de los jugadores de hoy tiene una masa corporal mayor, tal vez es un beneficio del entrenamiento y un reflejo de la necesidad de soportar golpes de los linieros defensivos más grandes. El peso promedio ha aumentado a 224 libras, más de 20 libras por encima del peso de juego de Baugh, Starr y Montana.

EL JUGADOR PROFESIONAL

Pero, más allá del tamaño, los jugadores se diferencian hoy debido a su ambiente de fútbol americano.

Su sistema de apoyo de las ligas juveniles, de escuelas secundarias y de la universidad; de las ligas y escuelas en sí mismas y de los eventos y programas de desarrollo de jugadores patrocinados por la NFL no tiene precedentes. Sin la necesidad de jugar en ambos lados del balón en cada oportunidad, han perfeccionado sus habilidades en posiciones determinadas. Debido al tiempo y los recursos, han mejorado su aptitud física y se han convertido en mejores estudiantes del deporte.

Ahora, los profesionales, en todo el sentido de la palabra, son lo mejor de lo mejor, una élite especializada, y continúan elevando el deporte.

English